Puede que algunos de vosotros hayáis visto ‘Moneyball’ la película que narraba la historia de cómo el análisis estadístico de datos había cambiado el mundo del béisbol. Pues bien: ese tipo de análisis no solo ofrece revoluciones en ese segmento, sino en otros tan singulares como el de las investigaciones criminales.

Es lo que ha demostrado Thomas Hargrove, un hombre que lleva toda su vida ejerciendo como científico de datos (aun cuando eso no se llamaba así) y que ha creado un algoritmo muy especial. Su programa estudia todo tipo de asesinatos sin resolver y logra encontrar patrones allí donde la policía no los encuentra para detectar a potenciales asesinos en serie.

Hargrove lleva ya años trabajando en un proyecto que ha cristalizado con la creación del Murder Accountability Project (MAP), un servicio que permite acceder a la información pública del FBI de forma sencilla y que trata de ayudar no solo a los cuerpos policiales sino también a quienes investigan casos de asesinato.

El proyecto fue cristalizando a partir de los estudios de un Hargrove que tras analizar datos nunca estudiados sobre este tema. De hecho resulta irónico, pero ni el FBI —que trató de crear algo parecido con su ViCAP— ni los distintos departamentos de policía de Estados Unidos prestan demasiada atención a esos datos. Esos departamentos no solo no confían demasiado en esos datos: tampoco comparten los suyos con otros departamentos y cuerpos de seguridad en su mismo estado o en otros distintos.

Eso es precisamente lo que trata de solucionar MAP, un sistema que no solo sirve de ayuda para este propósito sino que también sirve como denuncia para que los cuerpos policiales impulsen la resolución de casos. Uno diría que la tecnología ha hecho que haya más resoluciones efectivas de casos de asesinato, pero lo cierto es que cada vez se resuelven menos casos.

El MAP denunciaba recientemente cómo por ejemplo en el estado de Illinois se produjeron 756 homicidios en 2015, y de ellos solo se resolvieron —se encontró a un sospechoso, da igual cómo acabara el juicio— el 37,3%, la tasa más baja de los Estados Unidos, donde la tasa media fue del 61,5%. Chicago (en Illinois), por ejemplo, es una de las ciudades en las que la tasa de homicidios está creciendo de forma más acusada.

Hargrove espera que el MAP sirva para que los cuerpos policiales comiencen a darse cuenta de que los datos son mucho más útiles de lo que parece, sobre todo cuando se comparten y se contrastan. Para él este proyecto puede servir para que “seamos capaces de resolver un asesinato de forma colaborativa“.

Vía | Bloomberg

Artículo original en Xataka

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s